Tipos de orgasmos femeninos: ¿cuántos hay?

No lo sé. Y nadie parece saberlo realmente. Hay centenares -¡y miles!- de artículos, estudios, opiniones…, pero todos dicen cosas opuestas: que si orgasmo clitoridiano, el vaginal, el del punto G, el del punto A (¿?), el del U (WTF)…  Tengo la sensación de que eso produce confusión -entre las propias mujeres y también entre los hombres-, e incluso puede generar frustraciones: “¿Por qué no me corro cuando me penetran?, ¿qué tengo de malo?, ¿por qué no me encuentro el punto G (ni el A ni el U… NO TENGO PUNTOS)?”.

Me empecé a masturbar en la adolescencia, aunque anteriormente ya experimentaba con mi sexualidad de manera consciente. El caso es que siempre que me he tocado he buscado estimular mi clítoris. Nunca me penetro a mí misma. O casi nunca, porque cuando leo cosas como ‘Cómo encontrar y estimular el punto G: el botón del placer de la mujer‘ lo pruebo. Le pongo empeño, de verás; pero nada. Una vez, también después de leer un artículo de estos (no recuerdo cuál era, pero este de ‘Squirt Room: el paso a paso para lograr una eyaculación femenina‘ nos sirve como ejemplo), intenté convertirme en squirter; no funcionó.

Cuando practico sexo con alguien es diferente. Me corro cuando me tocan o me chupan ese maravilloso órgano que asoma por encima de los labios menores, pero también llego a sentir mucho placer con la penetración, sobre todo en determinadas posturas -no todos los penes son iguales, así que hay que ir investigando en qué posición llega a rozar las partes más sensibles de mi interior-. No obstante, la sensación es muy diferente. Los espasmos solo los tengo gracias al clítoris. En cambio, cuando la penetración llega a su punto cumbre me produce una excitación increíble…, pero pocas veces la describiría como orgásmica.

El clítoris, tal como explica la Wikipedia, “es un órgano sexual femenino ramificado en la parte interna de la vagina, que se asoma una punta por la parte superior de la vulva”. El punto G diríamos que es la extensión que llega dentro, pero supongo que no a todas nos llega del mismo modo. Por eso hay quien realmente tiene orgasmos a través de la penetración y quien requiere de estimulación exterior. En mi caso, suelo necesitar lo segundo.

Supongo que debería estar triste por no tener un punto G extremadamente sensible (ni A, ni U y, sobre todo, por no ser squirter), pero no. Estoy muy contenta con mi clítoris y las alegrías que me da. Sí que me cansan artículos como los que he enlazado, porque tengo la sensación que describen multitud orgasmos como si todas tuviéramos que experimentarlos y, si no, eres una tullida. También me molestan las generalizaciones de las mujeres que defienden que solo existe el orgasmo clitoridiano. No todos los cuerpos son iguales ni igual de sensibles, y nadie debería forzarme a tener que buscar más zonas erógenas de las que tengo, ni nadie debería limitarlas a una sola. Además, creo que el sexo es algo muy mental y a veces la explosión de placer llega con una palabra, un cachete, una mirada… Igual no tengo tantos puntos como letras tiene el abecedario, pero sé lo que me gusta y le saco el máximo provecho.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s